lunes, 18 de junio de 2018

16.06.2018 RN-103 Escalada y topografía en G. ¿A dónde vamos?


Volvemos a la RN-103, Sara, Esther, Jon, Aitor, Iñaki y David. Hay ganas de terminar la escalada iniciada el 26.05.2018 en la G. ¿A dónde vamos? y que tuvimos que abandonar por fallo del taladro.
Un equipo continúa con la escalada mientras el otro va a topografiar una galería de modestas dimensiones también explorada el 26.05.2018 y que no pudimos topografiar. Además se aprovecha para obtener unas cuantas fotos en el camino.

Para cuando el equipo de topografia-fotografía termina su trabajo, el de escalada ha superado la remontada de 20 m. Inicialmente había una ampliación que nos hizo pensar en algo interesante, pero la realidad es que allí arriba no había otra opción que continuar subiendo y comienza otra escalada de unos 15 m.  El lugar no nos trae buenas sensaciones, a pesar del evidente aire circulante.

Superados los 15 m. no queda más opción que seguir subiendo hacia unas chimeneas estrechas y poco atractivas. También hay una gatera en altura, pero se ha hecho tarde y no queremos forzar la exploración. Dejamos todo equipado para revisar con calma nuestro último cartucho en éste lejano sector, y además necesitaremos más cuerda.

Cuando por fin alcanzamos  la superficie nos recibe una noche tranquila y sin lluvia. La mitad queda en Ojebar a dormir, la otra mitad vuelve para Bilbao.




martes, 12 de junio de 2018

09.06.2018 Prospección en alto de Valseca, por Cuesta Colorada hacia Pico Gutierrez

Vamos a Rasines con la intención de explorar al fondo de la RN-103, pero cuando estamos preparándonos para entrar, problemas con una de las frontales nos hacen desistir al equipo del propósito y buscar nuevos planes.

Cuerdas y anclajes están en la punta y por otro lado la meteo anuncia lluvias que llegarían sobre las 16 h. o antes. Decidimos pasar un día montañero aprovechando para hacer alguna observación geológica, tomar fotos y una prospección de baja intensidad.

Nos encontramos dirigiendo nuestra pasos hacia Castro Pie, para pasar al otro lado de Valseca en altura, por Cuesta Colorada y remontar hacia el pico Gutiérrez.  Nuestras botas no pisaban éstos parajes desde hacía muchos, muchos, muchos años.

El tiempo se mantiene seco y podemos disfrutar de una bonita jornada de paseo. En la remontada desde Cuesta Colorada hacia el primer pico rocoso –cara a Valseca- localizamos un pozo de unos 6 m, contra una pequeña pared y pocos metros por debajo de un pequeño y solitario árbol ¿Lo conocemos? No recordamos y no llevamos el catálogo encima así que queda en incógnita. Aprovechamos para tomar fotos “desde enfrente”, de los estratos de caliza y las areniscas que contienen la RN-103.

También disfrutamos de las extensas vistas montañeras que nos ofrecen éstas zonas altas hacia el sur y hacia el oeste y que hacía tiempo no saboreábamos.

El cielo oscurece y estamos a unas 2 h del coche. No queremos que nos pille una tormenta tan lejos y vamos retornando tranquilamente. Llegamos al coche y el sol levanta……. no sabe uno a qué carta jugar pero ya no vamos a iniciar nuevas correrías así que nos damos una panzada de charla, sol y relax , rodeados de naturaleza, para terminar el día. Hoy toca llegar pronto a Bilbao.


lunes, 4 de junio de 2018

2018-06-02 SIMULACRO NEL

Este fin de semana ha tocado simulacro de socorro en la Sima de Txaruta, en Donamaria, al que hemos acudido invitados por el Nafar Espeleo Laguntza, que organizaba allí su simulacro general anual.
La zona se sitúa en el Alto Bidasoa, en el oeste de Navarra, en un entorno natural en el que domina el verde de los campos y bosques de la montaña pre pirenaica; un bello lugar para un fin de semana primaveral, con sus brumas y nubes, y al que llegamos a través de una larga ruta que pone en valor el GPS.
La víspera han caído tormentas muy fuertes, por lo que el pozo de entrada (de 60 m) está bastante regado y la galería que le sigue convertida en una cloaca, pero, por lo demás, el agua no es problema para el desarrollo de la actividad.
La práctica se hace dividiendo a los intervinientes en dos equipos, que encadenan dos sectores del interior de la sima.
A la salida parrillada en la borda de Txaruta, tras vencer la dificultad de hacer fuego con una leña más dura y húmeda de lo que nos habría gustado, que pone a prueba las habilidades de los presentes (de la que salimos airosos), lo que retrasa la merecida cena y alarga la sobremesa, convirtiendo la marcha de quienes no se quedan a pernoctar en la borda en un ejercicio de voluntad.
Tras compartir el desayuno y conversación marchamos a casa para la hora de comer, eximidos por los navarros de la limpieza del material usado en el rescate.

martes, 29 de mayo de 2018

26.05.2018 RN-103 escalada al fondo galería ¿A dónde vamos?

Continuamos con nieblas y lluvias, continuamos con la 103. Hoy descendemos al fondo de la galería ¿A dónde vamos?. Nos lleva esperando aproximadamente un año una escalada de unos 20 m que aspira aire y en la que tenemos puestas las esperanzas de explorar algo interesante.

Tras 3 horas y media de progresión llegamos a la base, organizamos el material y comenzamos la escalada. Cuando estamos más o menos a media escalada, el taladro decide jubilarse súbitamente y lo hace enviándonos  un mensaje oloroso y señales de humo. Montamos cabecera temporal como podemos y descendemos.

Decidimos ir  a topografiar una pequeña galería, que nace tras un destrepe, unos metros atrás de la escalada, y en la que se habían explorado unos 50 m llegando a un final. Decidimos re explorarla y hacer la topo de salida. Una vez en el final y tras media hora de ampliación, superamos una gatera angustiosa. Después llegan otras tres desobstrucciones, consiguiendo superar otros tantos pasos estrechos. Al final llegamos  a conectar con zona conocida, en la G. de los Pozos –zona sur- exploración del 17.06.2017  en donde abandonamos en una zona de escalada ante una gatera estrecha. Hoy llegando desde arriba, hemos conseguido conectar espoleados por el aire. En total habremos visto entre 100 y 150 m

Sacamos los trastos de topografía, pero hoy no es nuestro día con la tecnología, las pilas de dixto nos dejan tirados de nuevo.

Decidimos comenzar la salida y de paso moveremos hacia atrás las cuerdas más torpes del pequeño nido de material que tenemos en la zona. Remontamos tranquilos , hoy pensábamos salir de madrugada y calculamos que para las 24 h o antes alcanzaremos la calle.

martes, 22 de mayo de 2018

19.05.2018 Gorbea prospeccion y revisión



La meteo anuncia buen tiempo y la primavera está ya avanzada, además tenemos compañeros del grupo en el curso del EEL de iniciación al espeleosocorro, otros estudiando e inclusive una lesionada, por lo que decidimos que es un buen día para disfrutar de un paseo en el exterior, y en el Gorbea.

Accedemos por Pagomakurre y lo primero subimos a la campa de Arraba en donde prospectamos un rato a la búsqueda de una minúscula cavidad que localizamos hace ya algunos años y no hemos conseguido volver a encontrar. Una vez más no tenemos que retirar sin encontrarla.

Seguido nos vamos hasta Egiriñao en donde comprobamos cómo algunos hayas viejos han caído y el bosquecillo está más despejado. Hubo un tiempo que estos parajes los recorríamos cada semana, ahora disfrutamos de retomarlos ocasionalmente. Paramos a comer cerca del paso de Bacigualupe y después descendemos hacia Aldamiñaspe. Bonita majada pastoril  y continuamos nuestro paseo hasta la zona de la cueva de Lexarreta.  Hoy estamos en modo nostálgico.

Esta cueva fue la primera que catalogamos ( y era una nueva cavidad para el catálogo del Gorbea) en nuestras primeras correrías de trabajo de macizo, haya a mediados de 1.986.  Obtenemos algunas fotos y disfrutamos del paraje, pero sin entretenernos demasiado que hay un largo camino de regreso y queremos llegar a Bilbao todavía con luz de día por un problemilla con el vehículo.



lunes, 14 de mayo de 2018

12.05.2018 RN-103 G. Pasamanos varias incógnitas


No termina de llegar la primavera y de nuevo camino de Rasines, a explorar en la 103. Descendemos a la galería de los Pasamanos, para hacer una escalada y también continuar con la exploración del pozo pendiente de descender que dejamos en la exploración del 28.04.2018.
Tras mirar con toda la potencia de luz que tenemos, decidimos dejar sin hacer la escalada, parece que se cierra al 99 %. y estando tan próxima a las realizadas el 28.04, nos parece que no tiene mucho interés. Sin embargo, unos metros más adelante, sobre el inicio del 4º pasamanos, localizamos una nueva escalada que parece más interesante, pero es más larga y decidimos dejarla para otra ocasión.

Vamos entonces a por el pozo. Comenzamos de nuevo a descender lo ya visto, pero equipando. Seis tornillos más abajo llegamos a una pequeña galería en la que vemos pisadas, pero la zona tiene mucho barro y hay rampas ascendentes que no nos permiten saber exactamente desde dónde llegamos hasta aquí (Imaginamos que desde el fondo del pozo que supera el 4º pasamanos).
Continuamos descendiendo Equipando un resalte que no tenemos claro si está descendido y unos metros más abajo nos espera otro pocete. Este sabemos que no está explorado porque tenemos que desobstruir el acceso. Tras el descenso del estrecho resalte de tres metros, le sigue un nuevo salto de 8 m que nos lleva a un punto impenetrable. No nos da mucha pena, el sitio es pequeño y con mucho barro. Volvemos a la galería de los  pasamanos desequipando y con la escasa renta de 50 m topografiados.

Vamos a por la siguiente incógnita, que se sitúa en el pozo de 30 m que hay por debajo del primer pasamanos. Recordábamos una ventana que no localizamos, sin embargo, bien aterrizamos, revisamos una rampa ascendente con barro que nos lleva a un punto que no tenemos bien explorado porque hay otro pozo. Lo equipamos y unos metros por delante llegamos a otro pozo en el que necesitaremos una cuerda de entre 20 y 25 que no tenemos. Paralizamos de nuevo – aliviados - una exploración con mucho barro y unos 50 m nuevos metros vistos.

También queda pendiente revisar bien los resaltes que hay bajo el pozo de 30 m, nos queda la duda de si al ser la primera exploración y localizar continuación más interesante en altura, revisamos bien éstos barrizales . Se oye circular agua y aunque parece que la responsable es solo una chimenea regada, no nos quedaremos tranquilos sin echar una nueva mirada.

Son las 18 y llegan Oscar y Andeka, que traen horarios tardíos y la intención de hacer una pequeña exploración y remontar. Han revisado la estrecha cabecera en alto del pozo Julio D, Costa y han comprobado que la diaclasa se cierra. Una vez juntos, exploramos la lateral ventilada que nace en la base del pozo Julio D,Costa. Tras equipar un pozo vemos que no hay huellas en el fondo, queda claro que la incógnita estaba pendiente como recordaba Oscar. Tras pelear un rato con el estrecho meandro que nace en la base, hacia arriba se cierra, pero hacia abajo queda un punto estrecho por superar. Aquí al menos está más seco y amable por lo que nos apuntamos la incógnita para una próxima intentona.

Se nos han hecho las 20,30 h. y ya no tenemos intención de abrir nuevos frentes así que iniciamos todos juntos la salida. Nos recibe la noche con una corta tregua de agua que aprovechamos a la carrera, y con solo 5 grados de temperatura que nos hacen pensar que en el  Gorbea habríamos pisado nieve.


lunes, 7 de mayo de 2018

05.05.2018 RN-103 G. de los Pozos hacia arriba


Entramos a la 103 tras haber disfrutado de una mañana digna de primavera, mientras comemos y nos vestimos de cueveros. Hoy descendemos a la galería de los Pozos, a trabajar sobre dos incógnitas. En una de ellas tenemos puestas las esperanzas de avanzar hacia Brenavieja. Llegamos hasta el fondo y tras rehacer bultos, un equipo desciende el P-15 que barre el pequeño meandro. Su objetivo es topografiar unos 100 m. vistos y continuar el avance en el meandro estrecho y desfondado. A priori nada atractivo, pero mientras hay continuación hay motivación. El otro equipo remontará la escalada realizada el 08.07.2017 e ira a realizar la escalada del fondo de la rampa paralela. Aquí es donde sí tenemos puestas las esperanzas.

Remontamos la escalada bien cargado de material, para realizar la escalada y equipar lo que pudiera venir más allá. Clavados los primeros tornillos, llega la decepción, la repisa en la que esperábamos encontrar galería está colmatada, solo queda continuar escalando hacia un tubo estrecho en lo alto de la bóveda. Varios tornillos más tarde nos colamos por la estrechez y unos metros más arriba podemos comprobar que la cúpula se cierra. ¿Por dónde demonios marcha la corriente de aire nítida que percibimos en la base de la primera escalada?. Nos ponemos a revisar todo recoveco penetrable. Una nueva escalada corta y accedemos a una ventana , pero la nueva galería rápidamente se desfonda sobre la rampa por la que hemos llegado. Enfrente se ve un tubo, pero será más fácil retroceder y hacer una pasamanos desde otro punto. 

Clavamos el pasamanos y accedemos al tubo, pero allí hay huellas, son las que dejó Jon de la primera escalada llegando por el meandro paralelo. Revisamos de nuevo lo que vio Jon,  por si acaso. Allá arriba no hay continuación. Tras digerir la derrota, nos disponemos a desequipar. Una vez aterrizamos en la base de la primera escalada revisamos también, de nuevo, todos los recovecos. Aquí abajo se percibe mejor el aire, arriba no es tan evidente. Un paso de hombros en altura nos lleva a una estrecha diaclasa de la que vemos varios metros por delante. Nos tenemos claro si el aire aspira por ella (parece viajar hacia arriba), en cualquier caso así lo queremos creer al no haber encontrado paso en las alturas.

Estamos ordenando el material y comiendo un poco cuando oímos que el equipo de topo está subiendo el P-15. Han topografiado lo visto, unos 100 m y cuando el meandro se ponía más interesante y hacían pie en una pequeña galería por la que circulaba un tímido regato, han llegado a un sifón impenetrable. Perciben algo de aire también pero de nuevo escapa por estrecheces y no de modo claro. Alli abajo han salido unos 200 m . de galería (100 estimados y no topografiados, visto en julio de 2017) Desequipan el P-15 y ya todos juntos solo nos resta decidir desequipar la zona y recuperar el material embarrado, que está sufriendo bastante.

La chimenea activa que hay antes del pozo desequipado, que nos llevaba a la G. de los Pozos, está bastante regada, y pasamos un rato deshaciendo nudos y limpiando cuerdas. Las dejaremos allí para continuar otro día con otra escalada, no muy lejana,  y también bastante ventilada y en la depositamos todas nuestras esperanzas. Es el último cartucho que tenemos antes de cerrar la exploración de todo éste sector que no queda lejos del fondo de Cárcabas.

Y comenzamos a salir, que todavía nos queda más de 4 horas de retorno. Nos recibe una madrugada también digna de primavera, pero la decepción de hoy no nos permite disfrutarla más que lo justo. 


miércoles, 2 de mayo de 2018

1 DE MAYO EN ITXINA





Itxina en primavera y bajo la lluvia está espectacular, pero hay que echarle ganas para abandonar el coche y enfilar el camino entre la bruma; por suerte las condiciones meteorológicas mejoran rápidamente y tenemos como premio un día precioso, con la montaña prácticamente para nosotros solos.
Tenemos varios objetivos, el primero de ellos es sacar alguna foto aprovechando el temporal embalse de la ITX-2, pero la falta de entendimiento sobre que material es necesario para llegar hasta él, hace que las condiciones sean un tanto precarias para acometer ese proyecto, así que, después de plantearnos la viabilidad de ir hasta esa cueva nos contentamos con una foto de la rampa de entrada, que nos da mucha guerra con sus luces mezcladas y por la falta de figurantes con lo que se supone que es el equipamiento adecuado.
Después de comer disfrtando de las panorámicas que nos ofrece la zona, le llega la hora a la Cueva de Supelegor, donde queremos hacer una revisión en busca de basuras y grafitis, de cara a un inventario de afecciones en las cavidades del Gorbeia vizcaíno. Tras recorrer su laberíntico trazado comprobamos que, salvo algunas excepciones, en general permanece bastante limpia tras las labores de limpieza que realizamos en abril del 2004. Sacamos alguna foto del estado en el que nos encontramos las cosas y para fuera, a disfrutar de la tarde.
El plan era haber examinado también la Cueva de Itxulegor pero, entre que algunos no han traído el equipo necesario para la excursión y que el día parece quedársenos demasiado corto, nos lo tomamos con calma y nos resignamos a tener que hacer otro día las tareas pendientes.
Así que con calma retornamos a Pagomakurre, a un aparcamiento sorprendentemente vacio; lo dicho, un día estupendo con la montaña prácticamente para nosotros.



28.04.2018 RN-103 / G.. de lo Pasamanos, escaladas

De nuevo buscando refugio para huir de la meteo húmeda, nos vamos a  la RN-103. Nuestra intención era ir  a escalar la G. de los Pozos, hacia arriba. Cuando nos juntamos en profundidad nos enteramos que uno del equipo se siente un poco indispuesto y optamos por quedarnos más cerca. El trabajo será el mismo, escalar, pero en la G. de los Pasamanos. En la margen derecha de la galería tenemos visualizadas 5 posibles escaladas y optamos por la más atractiva.

Mientras se escala, en paralelo dedicamos  un rato a explorar un pequeño pozo que no parece muy atractivo. En el pozo terminamos la cuerda de 25 m en varios resaltes y después de haber quitado un bloque que cerraba un paso estrecho. Nos paramos sobre una diaclasa casi obturada por bloques, pero por debajo se ve que se amplia y se observa un salto de unos 10 m. En el sondeo suena agua. Está estancada, pues no se oye circulación. El sitio tiene bastante barro, pero hay un poco de aire y se ve una continuación así que anotamos la incógnita y nos vamos a reunir con el equipo de escalada.  

El equipo de escalada alcanza una repisa y podemos comprobar cómo conecta con la cabecera de  otra de las posibles escaladas a realizar. No parecer tener mucho interés el lugar y comienza a desequipar, pero cuando ha retirado un par de tornillos, se arrepiente, remota de nuevo hasta la repisa y ataca una  corta escalada para alcanzar otra pequeña repisa que no parece tener nada, pero no estamos seguros.

Sorprendentemente allí arriba nos está esperando un laminador. A los pocos metros se abre el laminador y cae sobre un pozo (otra de las posibles escaladas) y se observa algo que parece interesante en altura así que continúa la escalada. Una vez arriba, se abre una galería. Tras clavar la cabecera, se avanza con ilusión a explorarla, pero a los pocos metros un nuevo pozo barre la galería. Dicho pozo es otra de las escaladas que teníamos previstas.

Descendemos este nuevo pozo unos metros y observamos que por la izquierda llega en altura un nuevo tubo. De nuevo a escalar y de nuevo arriba la ilusión de localizar una nueva galería, que de nuevo vuelve a terminarse demasiado pronto. En ésta última y más alta galería se abre un nuevo pozo que podemos comprobar que es otra de las escaladas que teníamos en cartera. Así las cosas, nos hemos quedado con una sola de las 6 escaladas por realizar, las otras 5 las hemos resuelto hoy.

Sacamos los trastos de topografia y de paso vamos desequipando. Una vez en la galería de los Pasamanos, nos tomamos un respiro y algo de comer y sumamos. El resultado son 110 escasos metros. Nos hemos quitado 5 escaladas, no sabemos si alegrarnos o no. De nuevo ahorramos trabajo, pero restamos posibilidades.

Son las 20 h y ya no nos vamos a liar con otro objetivo, ponemos rumbo a la superficie.

miércoles, 25 de abril de 2018

21.04.2018 Intento conexión entre Otxabide y Hagintxiker

Buena meteo y suficiente gente para entrar por ambas cavidades y ver si nos oímos en un sector que el montaje topográfico nos señala que ambas cavidades están muy cercanas en la zona profunda.
Una vez en Pagomakurre, para nuestra sorpresa nos encontramos con colegas del ADES, que iban también a Hagintxiker con intención de equiparla y sacar unas fotos. Les comentamos que ya está equipada por lo que se ahorran subir material y el tiempo de buscar la instalación y compartiremos un rato de cavidad mientras descendemos a la zona que ellos van a obtener las fotos.
En Hagintxeker lo primero que hacemos es ir a desequipar una escalada que hay tras el pasamanos sobre el P-18 y también recuperar cuerda que teníamos allí y el desequipe del propio pasamanos. Contamos con parte de ese material para equipar la zona profunda de la cavidad.
Tras despedirnos de nuestros colegas, que quedan tomando unas fotos y se retirarán pronto, continuamos el descenso hacia la zona en la que intentaremos escucharnos con el equipo de Otxabide pues llegamos algo tarde sobre la previsión horaria.
En ningún momento en Hagintxiker escuchamos a los de Otxabide. Para las 17,30 h decidimos comenzar  a desequipar la cavidad. Ascendemos un tanto desilusionados, pensábamos que había posibilidades de habernos oído.
Alcanzamos la calle ya anocheciendo y bien cargados de material.
Al llegar a Ojo Atxular, ya de noche, percibimos a lo lejos las luces del equipo de Otxabide, que también se está retirando y también nos ven. Nos esperan y una vez juntos intercambiamos información. Ellos tampoco nos han escuchado, pero dicen que no han sido capaces de llegar hasta el fondo del laberinto embarrado que era su objetivo. En definitiva damos la intentona válida a un 80 %  porque se han quedado cerca, pero no en el punto fijado. Hacía muchos años que no se había estado en aquel sector g (desde 1.994) y las características de la zona ponen difícil recorrer todo sus recovecos, con mucho barro y zonas de desnivel. Han visto una escalada a hacer, que apunta a una  galería en alto, pero  es posible que se haya alcanzado por otro lado porque no se ven indicios de haber escalado y supuestamente en 1994 habríamos eliminado la incógnita.
Por el momento no sopesamos realizar otro intento . Dejaremos que el paso del tiempo decida si las circunstancias nos vuelve a llevar por aquellos lares.

jueves, 19 de abril de 2018

14.04.2018 RN-103 retoques en instalación


Con una meteo mejorando a pasos forzados, entramos a regañadientes en la oscura sima. Hoy venimos con el plan de revisar la instalación y reponer lo que fuese necesario.

Un poco sorprendidos vemos que se habían retirado 7 chapas, con sus tuercas, arandelas  y tornillos, pero al llegar al anclaje desde el que se da el salto de 20 m que te permite aterrizar en la sala de -90 m.p. la chapa estaba en su sitio. No comprendemos muy bien si el material se retiró a propósito o si alguna persona inexperta de un grupo de visita desequipó lo que no tenía que haber desequipado. En cualquier caso , y si  hubiera sido esto último, no se debería dejar sin tutelar a una persona  con tan poca experiencia y control sobre lo equipado en la visita y los diferentes tipos de material que se puede encontrar en una sima.

Una vez superada la sala, continuamos el descenso sin más sobresaltos. Como no venimos a  realizar una entrada larga, y nos encontramos con tiempo de sobra, nos apuntamos una tarea que siempre suele quedar relegada en pro de la exploración. Hoy dedicaremos tiempo a  realizar algunos retoques en la instalación. Inclusive dedicamos un rato a explorar un pequeño pozo y los recovecos que se abren en sus cercanías, en la G de los Pasamanos.

Volvemos a la superficie con luz de día y todavía podemos disfrutar de unos minutos de sol.

martes, 10 de abril de 2018

07.04.2018 Visita no planificada al sistema de la Gandara


Nos dirigimos a la RN-103 para trabajar al fondo, pero cuando comenzamos a bajar los primero pozos descubrimos que alguien se ha llevado las chapas y tuercas de los paraboles de la instalación, lo que nos obliga a renunciar a nuestro objetivo.
 
La verdad no comprendemos a la gente que roba las instalaciones que hay colocadas en algunas cuevas y travesías. Además de obtener un beneficio económico muy escaso en la mayoría de los casos (¿qué puede costar 5, 10 o 15 chaspas?) son unos insolidarios con la comunidad espeleológica que se beneficia de la seguridad y rapidez que ofrece el material instalado por otros compañeros (lógicamente estamos hablando de robar material que está en buen estado y no de retirar material en mal estado que podría provocar un accidente).
 
La meteo anunciada no es buena y no nos vemos reconvirtiendo nuestra jornada de exploración en una jornada de prospección así que después de pensarlo un rato decidimos ir a darnos un pequeño paseo en el sistema de la Gándara, al menos disfrutaremos  de un rato de espeleo y de paso veremos las cascadas del río Ason y del río de la Gándara.
 
En el trascurso de nuestra visita coincidimos con unos espeleos de Madrid, lo que nos permite descender por su cuerda hacia la cascada del Ángel (creemos que se denomina). Una vez nos encontramos con ellos y después de un rato de charla, nos retiramos para no retardarles en su salida (como hemos comentado antes, hemos descendido por una de sus cuerdas).
 
Aprovechamos para avisar que la instalación en fijo del pequeño pozo que lleva a la sala de la cascada está en mal estado. Aviso para los que vayan de visita no la desciendan si antes sustituir la cuerda (pensamos que al menos con una cuerda de 5 m para sustituir el tramo de la cabecera). Nosotros son pudimos hacerlo al no llevar más material que el de progresión.
 
También queremos felicitar a la Federación Cántabra de Espeleología por su labor e inversión para proteger la cavidad mediante el balizamiento del camino a seguir, al menos de una parte del camino.
 
Cae botella de sidra  bien repartida en Astrana y para casa, que tocaba llegar más pronto de lo habitual.






viernes, 6 de abril de 2018

SEMANA SANTA 2018-03-30; Carcavas


Como viene siendo habitual en la Semana Santa de los últimos años tenemos que conciliar la espeleo con familia, estudios y otras querencias, por lo que optamos por varias salidas de día.

Jueves 29
La mala meteorología que estamos sufriendo esta temporada y unos pronósticos que no son mejores, nos hacen considerar un plan que nos permite una actividad sin los problemas del agua, pero que en un principio parece un tiro al aire. En la Torca de las Cárcavas (en Rasines) exploramos, hace ya más de tres décadas, un tramo fósil que iba por encima del cañón de entrada y que acaba por desembocar en este a la cota -110 m; en aquella época, en la que los taladros a batería empezaban a ser una realidad y no éramos tan adictos a ellos, pensar en una travesía que permitiese un sorpasso por encima de los pozos que configuran el tramo final, el más vertical de la sima, era una quimera.
Nuestros recuerdos eran muy vagos, pero acabamos comprobando que la posibilidad es algo real, localizando paleo niveles que nos permiten avanzar sobre pozos y desfondados por encima del cañón –a costa de un intenso trabajo de instalación-. Por fortuna traemos tres baterías para nuestro pequeño Dexter, aunque solamente 20 tornillos roscapiedra con su  placa, lo que resulta insuficiente y nos obliga a convertir algún pasamanos en tirolina.
La morfología del sector, que incluye tubos freáticos, entalladuras y otras formas de disolución, muestra un funcionamiento anterior al encajamiento del nivel activo actual, lo que nos confirma que la idea que nos trae no es ningún disparate.
Tras superar tres pozos y dos travesías artificiales llegamos hasta otro pozo  que profundiza hasta el fondo del cañón, aunque no podemos alcanzar su fondo porque la cuerda se nos queda corta, creemos reconocer el sitio. El tronar del agua nos ha engañado, por un momento habíamos pensado que estábamos consiguiendo el objetivo de superar en alto el último tramo de pozos, pero vemos que aun estamos por encima del pozo de 9 que antecede al pozo de 45 m.
Queda pendiente la topografía de la zona y el intento de avanzar en alto sobre fondo del cañón. Ya no le vemos tantas posibilidades pero hay que seguir intentándolo.

Sábado 31
Pertrechados con más cuerdas y anclajes descendemos el pozo que no pudimos terminar el jueves,
que resulta ser de tan solo 40 m, menos de lo que nos había hecho pensar el consumo de cuerda. Allí avanzamos en alto sobre el cañón pero como nos temíamos las distintas fases de encajamiento no se traducen en conductos diferenciados. Tras descender por fin hasta el cauce cerramos la topografía sobre la cabecera del P.9, único punto reconocible que encontramos.
Por encima del pozo de 40 continuamos el último pasamanos en dirección contraria, siguiendo por un paleo nivel desfondado; desde este hacemos una escalada de 7 m que, a través de un pequeño pasaje muy ventilado da a un amplio pozo. El rugido del agua que sube desde el fondo nos hace desdeñar su descenso y priorizar el pozo que dejamos el día anterior cerca de la entrada.
Ese pozo resulta ser mucho más complejo de lo que parecía visto desde arriba, encadenando distintos desfondados alineados con la fractura en la que se excava el cañón. A media altura localizamos un viejo spit y manchas de carburo sobre las paredes. Resulta desconcertante pues en la cabecera no hemos observado ninguna señal de antiguas exploraciones; pese a todo no dudamos de que serán restos de nuestras pasadas correrías. Al bajar alcanzamos un nivel subhorizontal por encima del cauce que, para sorpresa nuestra, resulta ser el mismo punto al que llegamos tras el descenso del desfondamiento de la tirolina.
Tras un conteo de los datos topográficos vemos que hemos topografiado 295 m, aunque parece que tendremos que olvidarnos de un pasaje superior para avanzar hacia la Red del Silencio. Pese a que no hemos llegado donde queríamos el viaje ha sido disfrutón y nos ha permitido salvar una Semana Santa en la que -aunque al final no ha sido tan lluviosa como presagiábamos- a priori la meteo limitaba mucho las opciones.

jueves, 22 de marzo de 2018

17-03-2018 AUTOSOCORRO EN ZIZUR

Esta vez hemos pospuesto las labores de exploración para acudir a unas prácticas de autosocorro organizadas por la Federación Navarra en el polideportivo de Zizur Mayor, municipio próximo a Iruña. En este evento hemos participado 7 del GAES.
Principalmente se han practicado distintas maniobras de desbloqueo y recuperación de una víctima desde una cabecera, pero también se ha aprovechado para un refresco de primeros auxilios en medio hostil y para algunas maniobras técnicas más especificas de una evacuación propia de espeleo socorro.
La ocasión ha servido también para estrechar lazos con los compañeros de los distintos grupos participantes.
Agradecemos a los colegas navarros la organización de estas actividades y su invitación para que tomásemos parte.

martes, 13 de marzo de 2018

10.03.2018 RN-103 - Escaladas en G. Vamos al Este

Se comienza a notar en la vegetación que la primavera viene acercándose, también en la temperatura, eso sí, el viento sur no descansa. De nuevo descendiendo a explorar en la 103. Nos dirigimos a la G. Vamos al Este en donde tenemos pendientes dos escaladas. En ésta galería tenemos expectativas de avanzar hacia el fondo de la sima de Cárcabas,  que se encuentra relativamente cercana.

Abordamos la primera escalada. Hoy no circula mucho aire por la cavidad, lo que pensamos puede dificultar localizar posibles continuaciones poco evidentes.
Cuando hemos subido 20 m alcanzamos el techo de la galería. Allí arriba no hay nada. Toca desequipar.

La siguiente escalada está cerca. Primero tenemos que descender por una rampa y a medio camino le llega otra lateral, por la que tenemos que progresar hacia arriba escalando. Esta rampa se parece más a la embarrada Zampabotas de la semana pasada, y no están lejos una de otra. Después de subir unos metros, alcanzamos una galería. Sacamos los trastos de topografía. Desafortunadamente la alegría dura poco, la galería se cierra. De nuevo  a desequipar escalada y ya las horas han ido pasando y no tenemos mucho margen para ir a por otra incógnita. La G. Vamos al Este la hemos dado por finalizada con estas dos escaladas y tendríamos que desplazarnos un buen rato para ir a por otras opciones. Decidimos ir a limpiar cuerdas y anclajes que están bastante embarrados y nos llevará un rato, además de que tenemos que desplazar todo el material un buen trecho. Hoy la espeleometria de la cavidad  ha aumentado en 100 m escasos.

Son las 23,30 h cuando alcanzamos la calle. El viento ha arreciado y no nos atrevemos ni a abrir el portón trasero del coche, por precaución. Las sacas las cargamos por la puerta lateral menos venteada. Bajamos a Ojebar para lavarnos y comer un poco, resguardados un poco del vendaval.