lunes, 17 de junio de 2019

08.06.2019 Azurikorraleta y Dulao´ko Goikopagadiren Lezeak


 La meteo no es muy estable pero hay ganas de encaminarnos hacia el Gorbeia así que optamos por ir a explorar la sima de Azurikorraleta y de paso también realizar la topografia pendiente de la sima de Bedargogor.
Cuando estamos distribuyendo el material para comenzar la subida nos damos cuenta que el equipo de topografía se ha quedado en el local.
Decidimos seguir adelante con la exploración de Azurikorraleta, al menos sabremos si continúa y hay que volver con más material o queda como Bedargogor: pendiente de topografiar.
 
Afortunadamente nos acordamos que en la cercana sima de Dulao´ko Goikopagadiren tenemos esperándonos una vieja incógnita, cercana a la base de su pozo de entrada. Quedó pendiente por falta de tiempo cuando desequipabamos la sima hace años, y porque había que mojarse. Será un buen complemento para aprovechar la jornada con nuestra subida y el porteo de los anclajes, taladro, cuerdas y equipos personales.
La idea es entrar a última hora de la tarde, explorar, mojarse y salir rápidamente.
La sima de Azurikorraleta no dio continuación. Lástima, se sitúa por encima de los 1.200 m.s.m.  y depositábamos esperanzas  en poder realizar un posible y generoso descenso. Finalmente no hay más misterio que el que desentrañó el GEV cuando la exploró hace décadas. Se  trata de un pozo de 80 m, que necesita numerosos anclajes para su descenso, y que resulta ciego en su base. Nos entretiene un péndulo en su parte alta para alcanzar una diaclasa sospechosa de albergar algún tipo de continuación. Para las 18,30 h estamos en la calle y nos encaminamos hacia Dulao´ko Goikopagadiren. 
Tras equipar el pozo nos presentamos en la incógnita. Decidimos evitar la zona inundada instalando un complejo pasamanos que 10 anclajes después nos permite superar el embalse sin mojarnos. Más allá un paso de hombros nos permite alcanzar una estrecha diaclasa ascendente. hay algo de aire pero el lugar es impenetrable y ponemos fin a la exploración.
A las 22 h estamos todos en la calle. La niebla que está entrando por el collado del Aldamin no termina de descender y como estamos cercanos al solsticio de verano podemos iniciar el fuerte descenso sin frontales, lo que se agradece.


lunes, 10 de junio de 2019

08.06.2019 RN-103 Porteo de material al exterior

 
Este sábado hemos realizado una labor sin pena ni gloria exploratoria, pero totalmente necesaria para nuestro nido de material. Transportar al exterior un montón de material que tenía mermadas nuestras alternativas de iniciar otras exploraciones que requiriesen una importante provisión de material.

La exigente exploración en las galerías posteriores a la escalada del Tenedor por un lado y después de la escalada en el río abajo que nos llevo a la sala del Elfo y su continuación nos hizo ir acumulando material en éstos dos sectores profundos de la cavidad. Dos años de exploración en los que el avance en ambos sectores, primero en uno y luego en otro, nos obligó a progresar equipando abundante cuerda y anclajes para superar los frecuentes obstáculos que la cueva interponía entre sus secretos y nuestra curiosidad.

Muchas jornadas y esfuerzos para apenas hacer crecer la cavidad algo más de tres kilómetros, pero en ambos sectores nos aguijoneaba estar desplazándonos en extremos opuestos, y fuera del laberinto central. Por desgracia las ilusionantes  posibilidades de progresar abriendo nuevos caminos hacia lejanos objetivos no han sido posibles.

Sin embargo podemos decir que disfrutamos de la exploración exigente (exceptuando el tránsito por algunas zonas más desagradables de lo apetecible), persiguiendo y soñando con ver realizadas nuestras esperanzas cada vez que volcábamos en el ordenador los metros de topografía arrebatados a la cueva y avanzábamos hacia zonas en blanco sobre el mapa.

Hemos cerrado interesantes exploraciones, pero la cavidad no ha dicho aún su última palabra, eso sí, ahora los frentes no son tan ricos en posibilidades. Nosotros solo podemos hacer una cosa: seguir intentándolo.


miércoles, 5 de junio de 2019

RN-103 Última escalada en G. Cochina y desequipe de todo el sector



El parte meteorológico asegurando buen tiempo y la ausencia de lluvias en los días precedentes nos anima a volver a la galería Cochina para continuar subiendo en la última escalada que pensamos hacer en éste sector en el que el río puede llegar a anegar gran parte de sus galerías.
En la escalada alcanzamos el techo y después de algunas acrobacias para comprobar que todo queda revisado el 100 % decidimos desequipar la escalada. Y comenzamos el desequipe, no sin antes descender un poco más adelante un pozo pendiente de explorar cuya cabecera habíamos superado mediante un pasamanos en nuestro avance en las alturas.
30 m más abajo alcanzamos de nuevo el río y tras atravesar una sucia y húmeda gatera conectamos con un punto ya alcanzado hace algunas semanas por otro acceso. Estamos en el lugar más profundo de la cavidad, a -350 m.p. 
No nos queda nada por explorar tras comprobar, una vez más, que la corriente de aire no parece circular por éstas amplias galerías.
No es muy tarde y queremos olvidarnos de éste peligroso sector así que comenzamos con el lento pero firme desequipe de pasamanos, escaladas y pozos. Cuando llegamos de nuevo a un tramo en el que el río circula libre, procedemos a limpiar todo el material que venimos arrastrando. Contamos 80 anclajes y unos 400 m de cuerda muy embarrados.
Remontamos todo el material limpio a una zona alta a salvo de posibles crecidas y lo dejamos acumulado para portearlo al exterior en otra jornada, por hoy nuestro cuerpo no quiere saber más de pesos inhumanos.
Alcanzamos el exterior sobre las 2,30 h de la madrugada y todavía nos quedan un par de horas para pillar cama, pero estamos contentos de haber puesto fin a nuestras exploraciones en la galería de la Jincana, galería Cochina y Sala del Elfo, zona más profunda, desagradable, y peligrosa de la RN-103


martes, 28 de mayo de 2019

25.05.2019 / RN-103 escalada en galería Olentzero

 
La meteo no nos ofrece condiciones estables así que decidimos no encaminarnos a continuar la exploración de la galería Cochina, en donde no queremos lluvias ni en pintura. En su defecto nos dirigimos hacia la G. Olentzero, para abordar alguna de las escaladas que en ella nos aguardan. 

Avanzaremos hasta cerca de la Falla, comienza a ser un viaje largo, pero no sería todavía necesario el uso del vivac. Aun así dos del equipo tienen ganas de probar el abrazo de los sacos de dormir  y la pitanza calentada en hornillo, por lo que serán los elegidos para hacer la escalada, sin límite de horarios. El resto nos retiraremos antes haciendo algunos trabajos de balizamiento y también fotos. Dejamos a los troglobios enfrascados en la labor a + 15, después de vencer un extraplomo.
El domingo nos informan que han terminado la larga escalada pero arriba el premio se limita a 25 tristes metros de galería que caen de nuevo sobre Olentzero por una ventana no vista.
No nos sorprende mucho, de echo pensamos que la exploración de todo ésta galería (y las que le siguen) ya no nos aportaran grandes alegrías, pero sí mucho trabajo para ir realizando algunas de las largas escaladas que observamos en el avance.
Por nuestra parte lo intentaremos no dejando ninguna incógnita pendiente, al menos las que localicemos.




martes, 14 de mayo de 2019

11.05.2019 sima Gatxarrieta I / Topografía galerías colgadas



Este sábado aprovechamos para realizar un antiguo trabajo pendiente no muy atractivo, pero necesario. Nos desplazamos hasta la sima de Gatxarrieta I (G-117) ubicada en la Campa de Arraba (parke natural del Gorbeia).
Se trata de hacer de nuevo la topografía de una galería colgada en el pozo de entrada, a la que accedemos mediante un largo pasamanos. En su día se perdió la topografía de la cavidad..... la parte correspondiente a los pozos ya la habíamos retopografiado hacía tiempo y nos faltaba retopografiar la galería colgada, para la que nunca encontrábamos la ocasión.
Nos presentamos en la boca en una mañana fría y con mucha nube, pero afortunadamente no nos llueve. Instalamos la zona superior del pozo y el péndulo y re-exploramos la zona antes de hacer la topografía. Nos sorprende lo poco que recordábamos el pequeño sector que es un laberinto tridimensional de pequeñas galerías freáticas en la que se conjugan galerías de dimensiones modestas y cortas gateras.
 
Una vez reconocido el sector comenzamos la topografía. En varios puntos nos parece notar una tímida corriente de aire y paramos otras tantas veces para intentar comprobarlo. Tras finalizar la topografía sumamos las 31 poligonales que nos dan un resultado de 150 m de desarrollo. 
Nos retiramos de la sima dejando tres incógnitas para una futura ocasión en la que dispongamos de más material y más tiempo.
Una de las incógnitas es una corta escalada a iniciar despegando de un suelo encharcado en una chimenea. Serán solo unos 4 o 5 metros a subir, pero defendida por paredes embarradas con al menos 10 cm de espesor de barro.
 
La segunda incógnita es revisar bien un pozo lateral que se inicia en la rampa ascendente que comienza nada más finalizar el péndulo. Hay que descender un par de verticales (que parecen conectadas entre si) y hacer una travesía a una ventana colgada enfrente de la cabecera de acceso a uno de los pozos.
La tercera incógnita es revisar dos ventanas, también en el final del péndulo y sobre el pozo de 50 m. Habrá que superar varios metros en ambas travesías para alcanzar dos oquedades contrapuestas entre sí sobre la amplia fractura desfondada.
Al salir nos encontramos con Verónica y Oscar, que han venido a dar un paseo y ayudarnos a bajar material. Nos retiramos hasta Pagomakurre con luz de día, se nota que ya estamos en primavera avanzada, aunque los 7 u 8 grados de temperatura y la brisa que los acompaña nos hacen recordar el refrán que dice "hasta el 40 de mayo no te quites el sayo".



martes, 7 de mayo de 2019

2019-05-04 PRACTICA DE BUSQUEDA EN AIXAKO KOBA




Este fin de semana lo hemos dedicado a una práctica de búsqueda. cinco miembros del GAES hemos participado en un ejercicio consistente en la búsqueda de unas supuestas víctimas en la Cueva de Aixa en Itziar; una búsqueda a ciegas en una cavidad compleja, sin saber en qué condiciones ni en que parte de la cavidad se encontraban. La actividad ha sido organizada por el ELL y han participado espeleólogos de distintos grupos,  incluyendo el grupo de rescate de la Ertzaintza y equipo médico.
No se le suele dar la suficiente importancia a estos temas, pero quienes optamos por la espeleología de exploración deberíamos dársela. Los descubrimientos solo suceden en lo desconocido y esa es una zona que puede estar llena de peligros. Estaría bien tener las espaldas cubiertas por gente que sabe desenvolverse en estas cuestiones.
Aunque entre los resultados pese como una losa el hecho de que no se haya conseguido localizar a las supuestas víctimas, no se puede considerar el operativo como un fracaso pues, la intervención de personas con conocimiento de la cavidad y de un número mayor de rastreadores no habría sido difícil de conseguir en un caso real, lo que habría cambiado radicalmente la situación.
La experiencia de un grupo de personas buscando a alguien en una cavidad totalmente desconocida, complicada y de gran desarrollo, puede haber sido frustrante para muchos de los participantes, pero nos pone en el camino de poder afrontar situaciones que, aunque por fortuna son poco frecuentes en nuestro ámbito, hay que tener muy en cuenta. Muchos de los grupos vascos están explorando cavidades muy grandes, que pueden ponernos en una situación comprometida.

lunes, 6 de mayo de 2019

01.05.2019 / RN-85 y RN-86 finalizamos revisión

Día festivo a mitad de semana laboral que aprovechamos para realizar una actividad que requiere menos horas, además de la buena meteo anunciada. Volvemos para terminar el trabajo de revisión sobre las cavidades RN-85 y RN-86.
En la RN-86 volvemos a entrar y ésta vez sí podemos confirmar que nos oímos con la sima RN-85, justo con la cabecera del segundo pozo de 20 m de la 85. Un poco lejano, pero de modo claro, oímos trabajar al taladro.
También aprovechamos para continuar con la desobstrucción del soplador ubicado en el fondo de la gran dolina, pero apenas dedicamos unos minutos porque de nuevo podemos constatar la conexión acústica -de modo muy directo-  con la RN-85 perdiendo de ésta forma todo interés por el soplador.
En la RN-85 trabajamos con detenimiento sobre las incómodas estrecheces del fondo. Una vez más podemos confirmar que el trabajo realizado hace años (1.990) se hizo a conciencia y podemos asegurar que por aquí no descenderemos hacia el fondo de la RN-103.

También dedicamos un equipo a prospección exterior, de nuevo sobre las dolinas alrededor de la RN-89. Mucho trabajo de desbroce de tupida maleza. El primer regato que perseguimos atravesando todo un eucaliptal abriendo paso a machete nos lleva a un sumidero estacional (ahora sin caudal) que desconocemos. Aunque dado lo evidente del cauce que le alimenta dudamos si es que lo llegamos a conocer y se nos había olvidado, en cualquier caso no está catalogado. El sumidero es muy aparente y se ve que en época de lluvia traga un buen caudal. Después de un destrepe de 3 m entre bloques y un punto estrecho que sería necesario ampliar, no notamos una corriente de aire evidente por lo que lo anotamos, pero no tenemos previsto volver corriendo.

De nuevo volvemos a revisar varias dolinas en los alrededores, muy aparentes y fuertemente protegidas por maleza, que se encuentran no lejanas y un poco por encima de la gran curva de la pista que conduce al fondo de Valseca. No detectamos nada a destacar, todo está muy colmatado.
 
Ya de remontada hacia el coche y superado el pueblo de Ojebar, desde la misma carretera, volvemos a escuchar el canto alegre de una regata, que ya recordamos haber escuchado el año pasado. Esta vez vamos mejor pertrechados y no dejamos pasar su revisión. De nuevo trabajando sobre la maleza para perseguir el trazado del cauce. A unos 200 m de la fuente de la que mana el agua alcanzamos un sumidero, que no tenemos catalogado. Hablando entre nosotros es posible que ya lo conociésemos, pero al no haber podido descenderlo, en su día no lo catalogamos. Cae una cascada de alrededor de medio litro por segundo sobre un resalte de unos 3 m y abajo se observa un estrecho. Nos anotamos en la agenda volver con fuerte seca para revisar a fondo si hay posibilidades e interés en intentar perseguir el agua hacia las profundidades.

Sobre las 21 h estamos llegando a Bilbao, que mañana hay que trabajar. Día entretenido pero sin grandes alegrías, aunque al menos hemos cerrado, y también abierto, algunas incógnitas. La exploración continúa.......



jueves, 2 de mayo de 2019

Parte de guerra 27.04.2019 RN-103 Galería Jincana, alcanzamos nuevo sifón

Descendemos a la RN-103 para continuar la exploración en la galería Jincana. El 23 de abril nos paró un pozo y teníamos ilusión en descenderlo y que la galería continuase. En la zona de descenso al río dedicamos un buen rato a hacer mejoras en la instalación. Conseguimos superar el pozo de cabecera estrecha por otro punto que desobstruimos el 23. La nueva cabecera también es estrecha, pero es un paso corto y menos problemático. En el descenso también aprovechamos para cambiar cuerdas dejando aquí de 10 m.m. para llevar hacia la punta las de 9 m.m.
Ya en la galería Cochina, podemos comprobar que en un paso sifonante el agua ha borrado nuestras huellas. No hace más que confirmar nuestras sospechas, tenemos que vigilar mucho la meteo.
Llegamos al pozo por descender. Son apenas dos resaltes encadenados por una rampa, pero todo jabonoso, lo que nos obliga a dejar una cuerda de más de 20 m. Una vez hacemos pie avanzamos ansiosos pero llegó lo que esperábamos por la cota en la que nos estamos moviendo. Un feo, sucio y pequeño sifón termina con nuestras esperanzas. Los 40 m nuevos que apenas avanzamos entre paredes embarradas nos lo venían anunciando.
Tras topografiar toca retroceder. Allí estamos, con un montón de material y con el bajón. Por encima de los dos resaltes nos espera una pequeña escalada en una lateral. Por supuesto con abundante barro. Afortunadamente no nos hace sufrir mucho, una  vez arriba se acaba claramente.
Continuamos desequipando y revisando con atención los techos. En la colada grande que hay justo por debajo de la última escalada, comenzamos una nueva escalada. La topografía nos indica que allí ha habido un cambio de la dirección que traíamos en la galería Cochina y confiábamos en encontrar continuación.
Mientras escalamos intentamos comprobar si es por allí donde se pierde el aire, pero no lo conseguimos determinar. Una vez arriba de la colada de nuevo buscamos el aire pero no parece haberlo. La escalada continúa hacia arriba por un estrecho y aunque no percibimos aire, no queremos dejar de subir y ver el final con nuestros ojos. Como se nos ha hecho tarde, decidimos dejar equipada la escalada y tomarnos con calma la revisión en una próxima exploración. 
Retrocedemos portando material, no lo queremos retirar del sector por si localizamos una continuación, pero tampoco dejarlo todo al fondo y encontrarnos con un desequipe final que sin duda ya de por sí será sufrido.
Remontamos la sima con el bajón de haber perdido lo que creíamos una posible exploración, difícil y sucia, pero continuación. Ahora no tenemos claro si hay aire, no vemos incógnitas claras y el barro amenazando con robarnos las ganas.

sábado, 27 de abril de 2019

20.04.2019 RN-85 y RN-86 re-exploración

Queremos aprovechar el día soleado que anuncia la meteo, y que no queremos volver muy tarde a Bilbao para realizar una revisión de las simas RN-85 y RN-86.
Con la nueva exploración que estamos realizando en el fondo de la RN-103, intentado avanzar hacia la Red del Silencio, y lo difícil que nos lo está poniendo, no queremos dejar pasar la remota posibilidad de que alguna de las cavidades conocidas y situadas sobre de uno de los hipotéticos ejes de galerías escondiese una oportunidad de descenso hacia la zona profunda.
Las dos cavidades elegidas tiene algo de corriente de aire y no sabemos si solo por estar relacionadas entre ellas o si quizá el aire asciende desde zona profunda.
Tras una larga búsqueda de ambas bocas dificultada por la maleza, y sus exiguas dimensiones, entramos en las dos cavidades en paralelo. En las anotaciones de exploración de 1.981 se indica que hubo una posible conexión acústica entre ambas. Hoy no conseguimos corroborar ésta relación acústica.
Ambas cavidades son de un desarrollo y profundidad modestos, pero no conseguimos agotar todas las posibilidades de exploración..... queda pendiente una revisión más a fondo.
Y hablando de fondos, en el fondo de la gran dolina de las Estranguadillas detectamos un soplador no conocido. Después de dos horas de desescombro apreciamos una pequeña gatera freática a la que tendremos que dedicar más tiempo. La presencia de las vecinas RN-85 y 86 nos hacen dudar del interés de ésta desobstrucción, pero, por otro lado, nos parece que ésta ratonera lleva más aire que sus compañeras por lo que también refuerza nuestro interés por ella. Necesitaremos una sesión más de desescombro para ver cuánto de difícil nos lo pone y ahí tendremos que ver si desistimos o insistimos.


18.04.2019 RN-103 escalada en galería Olentzero


Arrancamos para la RN-103 dejando atrás una mañana lluviosa y desapacible que no recordábamos haber sufrido desde hace bastante tiempo. Hoy es jueves, primer día festivo de Semana Santa y tenemos en cuenta que queremos realizar una nueva exploración el sábado.
Nos dirigimos a la galería Olentzero. Tenemos dos objetivos. El primero "amarrar" mejor el gran bloque que pende sobre el acceso a la sala Gorda con el cable de acero que ha traído Jon. El segundo, realizar una escalada vista hace unas semanas, avanzados unos 500 m en la galería Olentzero. 
 
Una vez reforzada la sujeción del gran bloque, aunque todavía no quedamos confiados en que si éste basculase podríamos sujetarlo, vamos a por la escalada.
La escalada comienza en un pequeño extraplomado que superamos tras clavar 4 tornillos incómodos, luego el avance mejora. Cuando estamos a unos 6 m de la ventana podemos observar que aquello tiene buena pinta, pero apreciamos morfología freática ligeramente ascendente por lo que no nos fiamos. Una vez alcanzamos la ventana y avanzamos unos metros pisando suelo comprobamos que la galería se colmata. Hicimos bien en no lanzar campañas al vuelo. Toca desequipar.
Nos sobra todavía algo de tiempo y aprovechamos para tomar varias fotos en los alrededores de la escalada y en el camino de vuelta. Cuando alcanzamos el coche apenas llueve haciendo menos problemático de lo esperado el cambio de ropa y retirada.




lunes, 15 de abril de 2019

13.04.2019 RN-103 - Galería La Jincana


De nuevo descendiendo a la 103 en dirección a la galería Cochina (-330 m.p), aprovechando que la meteo está estable. Entramos: Esther, Ruben, Iñaki y David. El caudal del río está un poco más alto de lo habitual, pero no incide en la progresión.

Nos presentamos en la base de la escalada que nos frenó en la anterior exploración. El barro ralentiza un poco la ascensión pero arriba nos espera el premio. Hay un poco menos de barro y lo más importante, se ve conducto de continuación. No es que nos quejemos, pero 15 m más adelante de nuevo frenados, menos mal que ahora es solo para equipar pozo, pero continuamos gastando cuerda y anclajes en ésta "pista americana". Abajo continúa pero a los pocos metros de nuevo pozo. Toca cortar cuerda sobrante de la anterior dificultad para liberar la otra cuerda larga que traemos y afrontar el nuevo descenso. Mientras se equipa el nuevo pozo (y ya estamos metidos de nuevo en el barro) exploramos una estrecha lateral que abandonamos a los 15 m. hay agua embalsada y baja el techo, para pasar hacer falta bañarse... puag.
 
Una vez Esther toca suelo en el nuevo pozo grita algo ininteligible pero su voz se pierde, está claro que ha salido corriendo... debe haber continuación. Por detrás vamos topografiando así que cuando llegamos a la base del pozo nos la encontramos esperando, le ha parado un nuevo pozo. La mala noticia es que ya no tenemos más cuerda, la buena, que tenemos un rato de topografía por delante. Continuamos con la topo y Esther explora una lateral que conecta de nuevo con la galería por la que avanzamos. Por lo menos dará algunos metros más. El pozo final se inicia con un resalte resbaladizo que destrepa Ruben y a continuación un salto de unos 7 m no destrepable. Tenemos que empalmar los pedales del puño para que Ruben pueda subir el resalte.
Terminada la topo toca comenzar la retirada, pero queremos hacer algunas mejoras en la instalación ahora que sabemos que tocarán varios descensos a éste sector (hemos visto 2 ó 3 escaladas a hacer). Menos de 4 horas de salida no nos quita nadie. 

Salimos también controlando la tímida corriente de aire. En la punta hay algo en sentido entrante mientras que en alto de la escalada de hoy el aire ha cambiado de sentido (no sabemos si porque la temperatura ya nocturna en el exterior habrá bajado). Alcanzamos la superficie a las 2,30 h de la madrugada. Estamos contentos, la suma a vista alzada de lo topografiado nos dan 350 nuevos metros. Decidimos llamar al avance de hoy galería La Jincana. Eso sí, el barro y el fuerte endeudamiento en material continúa y solo esperamos que la aparición previsible de más barro y más agua, y más gasto de material, no complique aun más la exploración.



martes, 9 de abril de 2019

2019-04-06_EL REBOLLAR























Este es un fin de semana de colaboraciones. Mientras unos se van a la Cueva de Arenaza invitados por los del Burnia otros nos vamos al Rebollar con los del Takomano.
La tarea previa de calibrar un par de lasermetros, que se alarga más de lo previsto hace que cambiemos el plan inicial, yendo a revisar una zona que, aunque lejana, parece que va a requerir menos tiempo.
La zona es un enrejado de galerías laberínticas que ya está parcialmente explorada y que hay que revisar; después de mirar algunos arrastraderos descendemos una primera parte de destrepes que acaba en un pozo angosto y ventilado que termina haciéndose impenetrable.
La topografía resulta breve, lo que nos deja tiempo para ir a retirar los restos de un vivac y para tomar algunas fotografías.