martes, 8 de enero de 2019

05.01.2019 RN-103 escalada en el Primer Laberinto

Iniciamos el año espeleológico con una exploración en la 103. No queremos salir muy tarde de la cavidad. que a la noche deberemos colaborar con los Reyes Magos descolgándonos por la chimeneas. Descendemos a realizar una de las escaladas que vimos la semana pasada en nuestro descenso por el Primer Laberinto hacia el Colector.
Llegamos arriba de la escalada y vemos un pasillo estrecho, pero con suelo y el aire enfila por la galería. Por un momento pensamos que hemos triunfado pero unos metros después alcanzamos la cabecera de un pozo de unos 25 m.
Lo descendemos ilusionados, pero sabiendo que podemos caer en zona conocida.
Por desgracia acertamos y vemos como se alejan esas posibles galerías que aún nos quedarían por descubrir entre éste laberinto y la bajada actual al río por el paso del Espárrago. Hemos aterrizado justo en la entrada del segundo pozo que lleva hacía el río por éste laberinto, la cuerda que equipamos la semana pasada es mudo testigo de la conexión. Después de evaluar que es mejor seguir descendiendo por el camino de la semana pasada, aunque sea más incómodo (en el de hoy gastamos más anclajes y cuerdas), desequipamos.
Aún nos queda algo de tiempo y pensamos en aprovechar para iniciar la escalada que tenemos pendiente en la galería de los Pasamanos, sobre el comienzo del tercer pasamanos.
Cuando estamos unos pocos metros sobre el suelo descubrimos que la roca es de mala calidad y además, un par de estalactitas que hemos tenido que martillear para abrirnos paso están regando la escalada.
Sopesamos la posibilidad de iniciar el ascenso tres metros más a la derecha y probar suerte, así que nos retiramos de la escalada e iniciamos la remontada de la sima cumpliendo con el horario previsto.

miércoles, 2 de enero de 2019

29.12.2018 RN-103 Colector aguas abajo - Sala del Elfo

 Realizamos nuestro último descenso del año 2018 para explorar una vez más en la RN-103. Nuestro objetivo es continuar la exploración en la sala del Elfo, alcanzada hace un par de semanas, escalando en la punta del Colector, aguas abajo.
Decidimos acceder más directamente al final del río utilizando el acceso que descubrimos hace 4 años por el Primer Laberinto que desciende hacia el Colector. Zona de barro y laberíntica, que nos cobra un tiempo significativo para localizar el itinerario de descenso, con sus dos pozos, ya un poco olvidado. En la búsqueda, sin embargo, localizamos un par de escaladas que deberemos revisar.
Una vez en el Colector descubrimos que las aguas bajan con algo menos del caudal, lo que nos viene muy bien para evitar mojarnos los pies.
Mientras un equipo continúa la escalada ya comenzada en la Sala del Elfo, el otro topografía los preciosos, pero escasos, metros que nos ha regalado la continuación localizada tras la escalada sobre lo que en su día supuso el final del río aguas abajo.
La escalada en la sala del Elfo nos lleva a un punto alto que se cierra totalmente por coladas. Nos retiramos dejando una o quizás dos escaladas  pendientes en ésta pequeña sala. El aire no es evidente y el barro que todo lo impregna no nos invita precisamente a volver, pero estamos en el punto más bajo de la cavidad y no podemos dejar de revisar a fondo toda incógnita que se nos presente.
Cuando alcanzamos la base de la cascada de 5 m Aitor realiza un descubrimiento sorprendente, una anguila reposa en el pequeño charco que se forma en la base de la cascada. ¿Cómo ha llegado hasta aquí?. Hace años que sabemos que las anguilas remontan el Río Silencio 3 ó 4 km en el interior del sistema porque las hemos avistado más de una vez, pero estamos quizá un kilómetro más aguas arriba, y en un afluente. Ya nos gustaría desvelar el misterio del recorrido que realizan.
Dejamos equipado el acceso al río por el Primer Laberinto, aunque no sea precisamente un camino de rosas, es más corto.
En la remontada notamos que el aire circula con fuerza por toda la sima y pensamos que nos recibirá una madrugada fría. No nos equivocamos.
Ponemos todas nuestras esperanzas en las ya futuras exploraciones del próximo Año Nuevo 2019.