jueves, 27 de febrero de 2020

23/02/2020 Toma de datos RN-103





Esta vez estamos solo dos (Sara y Aitor) para entrar a la RN103, dado que alguno se ha dado de baja en el último momento y que el material se lo han llevado a Gorbea optamos por un plan más tranquilo. La idea es la de cartografiar los diferentes depósitos y fallas existentes de la G. Olentzero y así ir avanzando en el articulo que se tiene previsto sacar de esta cavidad.

Tras las compras pertinentes entramos el sábado a la mañana. El sol no nos lo pone nada fácil y nos hace de dudar de si ir a Laredo a tomar una cerveza y comer unas rabas o entrar en la cueva. Total, estamos solo dos y nadie se va enterar de que es lo que hacemos... Pero tras 10 minutos al sol, ya estamos quemados y deshidratados, somo bichos de frío y oscuridad, y aunque el sol nos llame la atención siempre preferimos estar bajo cubierto.

Entramos tranquilamente equipando la sima, una vez en el vivac dejamos los víveres y continuamos por la galería hasta alcanzar el último punto donde lo dejamos la cartografía hace dos años. Nos cuesta localizarnos en la topo, pero una vez metidos en jaleo avanzamos relativamente rápido. Estar dos personas dedicadas a este asunto ayuda ha hacer las cosas más rápido. Tras toda una jornada cartografiando decidimos volver y ya en el vivac pasamos los datos y mientras hacemos la cena elucidamos ligeramente cual ha sido la historia de esta cavidad.

No es una historia simple, pero le vamos cogiendo el gustillo. Aún nos quedan muchas entradas para poder descifrar todas las incógnitas.

Al día siguiente no nos molestamos ni en madrugar, la única prisa que tenemos es la de salir a una hora prudencial para que nos den de comer en Ramales y volver a casa poco a poco.


lunes, 24 de febrero de 2020

22.02.2020 Sima Arranbaltz - re exploración y toma de datos


 De nuevo un sábado en el que la meteo se presenta favorable para abordar objetivos que se ubican lejanos del vehículo. Mientras que Sara y Aitor optan por descender a la RN-103 para tomar datos geológicos, otros: Vid, Santos, Iñaki y David nos desplazamos al Gorbea, a revisar la sima de Arranbaltz, explorada por nosotros entre 1986 y 1987.
La sima de Arranbaltz se encuentra a una altitud de 1.128 s.n.m.. Tiene una profundidad de 150 m de desnivel y un desarrollo de más de 2.600 m. Tendremos una marcha de hora y media, y bien cargados, para acceder hasta ella.
La idea es tomar unas anotaciones sobre los paleoniveles que se aprecian y de paso visionar de nuevo la posibilidad de realizar una escalada de unos 30 m en uno de sus afluentes. La escalada está protegida por mala roca y coladas y tenemos pocas esperanzas en poder realizarla, pero aun así queremos mirarla con ojos del siglo XXI.
De paso revisaremos de nuevo el colector pues una marcada corriente de aire entrante recorre la galería.
Mientras se toman los datos morfológicos y unas cuantas fotos, también vamos reinstalando de nuevo la sima dado que la instalación existente tiene 34 años a sus espaldas.
En cuanto a la escalada en el afluente, una vez alcanzada su base, tenemos que asumir que continuamos viéndola como inviable.
No tenemos mucho tiempo para más, pero no queremos remontar sin echarle una ojeada al colector y avanzar unos metros, la próxima vez que lo recorramos iremos cargados con material para escalar y revisar y la verdad es que después de 34 años nuestro recuerdo de la galería está un poco oxidado, y la progresión es un tanto peleona.
Cuando volvemos a la superficie nos recibe una fría y despejada noche. Se nos ha hecho un poco tarde, y todavía nos quedan más de dos horas y media para llegar a Bilbao, seguro que alguno se pensará la idea de empalmar con Carnavales.
 

viernes, 21 de febrero de 2020

19.02.2020 Prospección en Mandabide y Gorosteta

 Parece que dispondremos de un miércoles con una meteo segura por lo que nos animamos a subir a prospectar al Gorbea.
Nuestro primer objetivo es desplazarnos hasta cerca de Egiriñao, allí Iñaki ha localizado una pequeña cavidad en la que hunde la vara totalmente y no toca suelo. La cavidad en cuestión no la conocemos. o al menos no está descendida, lo sabemos porque por su exigua boca no cabe una persona. Será necesario ampliar el acceso y probar suerte en su descenso. Anotada para un futuro.
Después nos desplazamos hasta la zona del Paso de Mandobide, Allí hay dos cavidades catalogadas por el GEV que pensamos no tenemos localizadas. Tampoco hoy las localizamos, aunque hacemos una prospección ligera porque nuestro destino más interesado el la ladera este del Gorosteta. 
Tenemos e el Catálogo del GEV tres cavidades marcadas, que ellos dieron número de catálogo, pero no exploraron. Después de una corta prospección localizamos al menos dos cavidades que pensamos puedan ser las que buscamos.
Una de ellas es un interesante pozo de unos 25 m al menos de desnivel en el que nos parece detectar corriente de aire aspirante. La otra cavidad está ubicada en una alineación de dolinas, por debajo de la anteriormente citada, Se trata de un pozo contra pared, de al menos 15 m de desnivel.
Nos retiramos satisfechos. Hemos disfrutado de una bonita mañana invernal y tenemos dos cavidades interesantes localizadas, una inédita par ampliar boca de acceso y en Mandabide hemos comprobado que una de las cavidades localizadas algunas semanas  antes en prospección, no se corresponde con las que tenemos catalogadas en el sector. Tenemos un sector con trabajo pendiente acumulado y quien sabe si alguna cavidad pueda dar una sorpresa.
 

lunes, 17 de febrero de 2020

15.02.2020 Sima Gatxarrieta I, continúa la exploración


 Contamos con el anuncio de una meteo estable y estamos 6 espeleos, decidimos continuar la exploración realizada en 11.05.2019, en la sima de Gatxarrieta I.
No es una sima muy profunda, pero tenemos pendientes varias incógnitas, no lejanas de superficie; ventanas en las que para alcanzarlas necesitaremos realizar travesías sobre un pozo de 40 metros. Hace falta ir bien provisto de cuerda y anclajes.
Mientras equipamos la sima y comenzamos la instalación para acceder a la ventana, a priori más interesante, un equipo de tres espeleos se desplaza hasta la cueva de Elorrea, que no se encuentra lejos. El objetivo es tomar algunas anotaciones geomorfológicas en la zona de laminadores y de paso obtener algunas fotos.
Cuando el equipo de Elorrea regresa a Gatxarrieta, justo hemos terminado la travesía que nos lleva a la ventana, y tras unos pocos metros de avance sobre suelo, hemos comenzado a descender un nuevo pozo de unos 40 m de desnivel. Pensamos que nos llevará a lugar conocido, y por ello avanzamos con esperanzas contenidas, pero es interesante descenderlo por si a su vez localizamos nuevas ventanas.
 
Efectivamente, cuando alcanzamos la base, podemos comunicarnos con el equipo que está en altura, en la zona de entrada a las galerías colgadas. No hay más misterio, sacamos los trastos de topografía y comenzamos también a desequipar el nuevo pozo y la travesía. Antes de desequipar completamente la travesía, descendemos el pozo de 22 m. que hay por debajo. Nuevamente tenemos claro dónde irá a parar, pero queremos revisar todos los contornos porque la sima expira aire y no sabemos bien de dónde procede.
 
También, y desde la entrada a las galerías colgadas, descendemos un pozo. En los extremos de la diaclasa que lo conforma se ubican dos incógnitas y nos parece que va a ser más sencillo llegar a ellas desde abajo, que no travesía en alto, defendida por coladas.
Dos escaladas, nos permiten comprobar que las ventanas no contienen sorpresas importantes. De nuevo sacamos los trastos de topografiar para representar con mayor detalle el laberinto tridimensional en el que nos estamos moviendo.
Queda una última incógnita (al menos de las que conocemos). La hemos reservado para el final porque se trata de una escalada de unos 5 metros, pero toda ella rebozada de coladas y abundante barro. A buen seguro nos vamos a ensuciar bien.
Sobre la escalada exploramos dos cortos ramales, ligeramente ascendentes. Entre ambos suman un recorrido de unos 50. El aire (que aquí circula en sentido contrario al de los pozos de entrada)  se escapa por una chimenea impenetrable. Abandonamos con muchas ganas el sector y procedemos a desequipar la sima. En total habremos aumentado el desarrollo de la sima en 150 m. y hemos resuelto las incógnitas que teníamos localizadas. 
Algún día tendremos que volver, hemos revisado muchas continuaciones y no tenemos nada nuevo a mirar, pero la corriente de aire que percibimos nos chiva que algo se nos puede estar pasando por alto en éste laberinto vertical.
 



lunes, 10 de febrero de 2020

08.02.2020 RN-142 Volvemos más allá de la Gran Travesía de -120 m.p.




Tenemos el cuarto de material muy desabastecido por tener varios frentes de exploración abiertos. Decidimos volver sobre la RN-142 para cerrar -momentáneamente- uno de esos frentes (o quizá no......). Volvemos a remontar la escalada que nos llevó a la Gran Travesía, y más allá, para continuar la exploración del 18.01.2020.

Para empezar tuvimos que rehacer una parte de la instalación, que habíamos comenzado a desequipar cuando reparamos en que quedaba una última oportunidad, y nos arrepentimos justo antes de retirar la cuerda del largo volado de acceso.

Unas estalactitas con formas muy afectadas por la corriente de aire nos hacen presumir que puede haber un paleonivel en lo que aparentemente es solo la parte superior del meandro que lleva hacia el fondo de la sima –que discurre 40 m más abajo-. Un pasamanos para alejar la cabecera y un desvío nos permite solucionar lo que a priori parecía que iba a ser otra acrobática travesía. Abajo un ventilado pero estrecho meandro exige tareas de desobstrucción para acceder a un pozo de 5 m que nos deja en un meandro de 1,6x12 m pero no ha lugar a la alegría, el final nos espera a tan solo dos revueltas; el aire viene de una chimenea cuya parte superior es muy estrecha.

Remontando el pozo por donde llegamos a esta zona vemos tres ventanas que dan a la amplia zona que conforman los pozos de la red que lleva hasta -150 m; un nuevo pasamanos y un péndulo nos permite llegar a una pseudogalería entre bloques, aunque, lejos de ser un autentico paleonivel resulta ser una intrincada acumulación de bloques con repisas y desfondes entre los que cuesta abrirse paso y por la que finalmente, tras una nueva desobstrucción, renunciamos a seguir, dando por finalizada la zona.

Mientras, otro equipo continúa el descenso por la sima, con el doble objetivo de volver ver si desde abajo de divisa en alturas al equipo que se mueve por encima y ahorrar posibles esfuerzos baldíos. Después, continúa el descenso para desinstalar todo el material que habíamos empleado en semanas anterioree para continuar con la reinstalación de la sima.

Decidida la instalación de toda la zona más allá del la Gran Travesía, y ésta misma, nos juntamos con 6 sacas. Contentos por un lado por recuperar material, pero un tanto desanimados por haber cerrado una exploración en la que habíamos depositado ciertas esperanzas.




lunes, 3 de febrero de 2020

01.02.2020 Soplador alto de Valseca

 
La meteo no nos asegura un día seco y en consecuencia cambiamos como destino Gorbea por Rasines. 
 La mañana amanece luminosa en Bilbao pero no cambiamos nuestra idea inicial, que sigue siendo Rasines. Sí cambiamos de objetivo. Nos iremos a proseguir las labores de desescombro en el soplador alto de Valseca, al que ya hemos dedicado dos jornadas previas hace meses.
 
No nos cae una sola gota pero a la noche ha estado lloviendo y eso nos afectará en el trabajo. Efectivamente, la tierra está mojada y la azada y la piqueta se atascan continuamente de barro espeso y pegajoso, rebajando nuestro rendimiento.
 
Estamos ya enfrascados en el plan y no hay marcha atrás. nos dejamos los riñones y los brazos en el trabajo de zapadores que nos hemos autoimpuesto.
 
Nos retiramos anocheciendo, frontales en mano. Hemos atacado un segundo punto de la dolina con la esperanza de colarnos por encima y delante de la barrera de bloques a la que nos condujo la anterior intentona. Nos lo ha puesto difícil, pero comenzamos a atisbar que estamos a punto de superar el piso de tierra y acceder a la zona de roca; otra cosa es el tamaño de conducto que nos podamos encontrar.
 
Lo mejor del día, es que en la remontada hacia el soplador hemos localizado un pozo ¡abierto! de unos 10 metros de desnivel. Para nosotros es nuevo, así que aplazamos con impaciencia la oportunidad de descenderlo. Hoy no disponemos de arneses y cuerda, nuestras herramientas son el cubo, la azada, la piqueta, el buril, la maza, la palanqueta........
Por la experiencia que tenemos del sector, nada ha profundizado por el momento, pero, como reza el dicho, lo último que se pierde es la esperanza.



martes, 28 de enero de 2020

26-01-2020 RN 103 Escalada del Conserje

Entramos en la RN-103 Aitor, Rubén (Takomano) y Esther el viernes sobre las 7 de la tarde con idea de madrugar el sábado y aprovechar bien la jornada.
Aprovechamos que hay bastante material dentro y que vamos ligeros para meter una tienda de campaña que tenía Aitor. Es una tienda un poco justa para tres pero la noche del viernes nos apañamos. De todas maneras la tienda condensa mucho y por la mañana nos encontramos la tienda empapada por dentro (tendremos que buscar otra solución, aunque de momento valdrá).
El sábado nos dirigimos a la escalada del conserje que dejamos a pocos metros de acabar. Tras la escalada nos encontramos unas galerías que abarcan la galería inferior con algunos desfondes a la misma. Hacemos un par de pasamanos para salvar los desfondes pero las galerías mueren a pocos metros y nada parece salirse de la galería inferior.
Al final de la escalada que daba a las galerías superiores el techo subía varios metros y no dejaba ver el techo, por ello, aunque aparentemente no se veía nada, hicimos otra escalada para dejar la zona sin incógnitas. La escalada nueva, de unos 25m no da nada y nos retiramos de nuevo al vivac. Hemos hecho unos 220m de topo así que no está nada mal, pero siempre nos queda ese sabor agridulce en la boca, en el que tantas jornadas de escalada podría haberse enrollado y darnos una bueno continuación. Parece que hay que seguir insistiendo.
Para las 11 de la noche ya estábamos durmiendo, lo cual nos vino bien porque Esther necesitaba salir antes de lo planeado y nos tocaba madrugar otra vez el domingo.
Por la mañana inventariados todo, recogemos y sobre las 11 estábamos los tres fuera con ganas de volver y hacer otra de las escapadas pendientes.