miércoles, 29 de julio de 2020

25.07.2020 Torca del Hoyón (Caballos) revisión instalación



En gosto de 1980 los grupos M.J.C. de Rodez y GAES de Bilbao conectamos las torca de Hoyón con la cueva de Valle consiguiendo realizar una gran travesía de más de 12 km y cerca de 500 m de desnivel -que fue en su momento la más larga del mundo-. Desde entonces, cada 10 años ambos grupos, y colegas de otros grupos franceses con los que trabajamos Larra, nos reunimos para celebrar el evento realizando la travesía,
40 años después varios de aquellos primeros exploradores continuamos disfrutando de ésta pequeña tradición, y transmitiendola a nuevas generaciones.
Así pues, decidimos adelantarnos para revisar la instalación  de los pozos de la torca del Hoyón (o de Caballos), De paso, comprobaremos una de las escaladas que comenzamos (y abandonamos) hace más de 35 años.
Para nuestra sorpresa, no conseguimos localizar la escalada que queríamos revisar. En cuanto a la instalación necesita de algunos pequeños retoques para hacerla  un poco más cómoda y segura.
Volvemos al vehículo atravesando de nuevo zona incómoda de zarzas y helechos, claro testigo del abandono que sufre el campo, ahora que personas y ganado apenas frecuentan esta zona media de la ladera. Lo que antaño era una ladera de pradera montana es ahora un laberinto entre la maleza, en donde tienes que seguir las sendas trazadas por las pezuñas del ganado, sufriendo arañazos y acechado por hordas de garrapatas.


lunes, 20 de julio de 2020

18.07.2020 Sima Arranbaltz, la exploración continúa


Con una meteo favorable de nuevo nos vamos para Arranbaltz, con más cuerda y más anclajes. Dos semanas antes nos faltó tiempo y cuerda para repetir una escalada en la punta de la sima, que ya se hizo hace más de 30 años, y que da a una galería que queríamos revisar.
Mientras se hace la escalada se desciende el pozo que da al sifón final conocido a la fecha y que es impenetrable. Hemos comprobado que la fuerte corriente de aire que parece descender acaba por encaminarse hacia la escalada; alguna explicación tenía que tener que ya en su día acometiésemos una escalada tan escondida.
Una vez arriba, nos cuesta reconocer en la topografía la galería que vemos, pero alcanzamos lo que supuso el final en su día (aunque tardamos en darnos cuenta de ello pues al principio pensábamos que habíamos encontrado una zona nueva, con un nuevo pozo). Mientras tanto intentamos establecer contacto con uno de nosotros, que ha demorado su entrada para situarse junto a la boca de la sima G-149. dado que la topografía nos indica una posible comunicación, por cercanía de posición y cota.
Descendido el pozo de 4 m que se ubica cerca del final de la galería colgada, el intenso aire se pierde entre bloques y nos anima a un laborioso desescombro; una vez superado el derrumbe la galería continúa hasta un pozo de 10 m en cuya base se aprecia un nuevo salto. Tras tirar piedras que ponen a prueba nuestra habilidad escuchamos el ruido de la piedra al caer en aguas profundas, hay que bajar como sea.
Después de cortar la cuerda de 28 m que habíamos colocado en el pequeño pozo de 4 m, uno de nosotros comienza a instalar el pozo sobre el lago, mientras el resto procedemos al levantamiento topográfico de la zona. Tras nuestro reencuentro nos enteramos que el diafragma rocoso que veíamos a medio pozo se ha desprendido inesperadamente. El gran bloque ha cortado limpiamente la cuerda por varios sitios, con el correspondiente susto. Afortunadamente se ha salvado un poco de cuerda para descender algo más.
Desde la base del pozo un balcón nos permite ver un lago de aguas profundas. Vislumbramos una zona de 10 m de diámetro pero parece que tras un recodo visible el lago es mayor.
Suponemos que hemos comunicado la Sima de Arranbaltz con la G-149, habrá que volver con neoprenos para comprobarlo.
La exploración de hoy se ha alargado y alcanzamos la superficie ya de noche. Hoy toca llegar de madrugada a Bilbao.

lunes, 13 de julio de 2020

11.07.2020 Nuevas simas en Itxingote y en Paso Mandobide




Mañana nubosa en la que optamos por dirigirnos hacia el Gorbeia, con la esperanza de no tener que abrir el paraguas.


Tenemos localizadas para catalogar y explorar una sima en la depresión de Itxingote y dos simas en la zona del Paso de Mandobide.
 
En la subida hacia la Campa de Arraba la niebla comienza a humedecer el ambiente y nos preguntamos si hemos elegido bien, pero ya en el paso de Kargaleku mejora y pensamos que podremos cumplir el objetivo marcado.
En Itxingote, y buscando la sima que teníamos pendiente de explorar, descubrimos otra sima unos 40 m por encima.
Descendemos ambas, que no ofrecen continuaciones. Quedan catalogadas con ITX-408 e ITX-409.
Después de comer, y con el tiempo mejorando, nos desplazamos hacia el paso de Mandobide.
La primera sima que nos espera presenta un salto modesto, pero parece ser un sumidero y toma mayor valor por su función como fenómeno kárstico. Al final no presenta continuación y queda catalogada como G-308.
Después, ya más metidos en una de las sendas que atraviesa el paso de Mandobide, catalogamos la G-309. Se trata de una pequeña cueva, que tiene 4 bocas (una de ellas en forma de pozo).
Alcanzamos el vehículo anocheciendo, sin mojarnos, y con el trabajo previsto finalizado. Lástima que ninguna de las cavidades catalogadas nos haya dado alegrías.



lunes, 6 de julio de 2020

04.07.2020 sima de Arranbaltz, re-exploración

 
Sábado con buen tiempo que aprovechamos para continuar con la re-exploración de la lejana sima de Arrambaltz. Quedó equipada en el mes de febrero y no hemos podido volver hasta ahora.
La idea es entrar un equipo al fondo, realizando de nuevo la escalada que lleva a la galería más lejana. En el exterior queda un espeleólogo que prospectará por el bosque de Basatxi unas tres horas y después se situará en la zona de sima y oquedades que bien pudieran ser una de la antiguas surgencias, actualmente colmatadas y muy por encima de la actual surgencia. La idea es ver si nos escuchamos pues la topografía indica que estamos muy cercanos.
Tras cumplir hora y media en la zona exterior a la escucha, y sin haber percibido señal alguna, el espeleólogo se desplaza a la boca de la sima y desciende los pozos para ayudar en el desequipe de la sima.
Cuando conecta con el equipo de punta, estos vuelven mojados casi hasta la cintura. Comentan de dejar la sima equipada. Les ha costado bastante encontrar el camino en la zona del río. La progresión es complicada, muchas veces por zonas en altura y con varias rampas y destrepes resbaladizos y peligrosos. También han construido un puente arrojando numerosas losas a la badina profunda, La próxima vez habrá que mojarse mucho menos.
Han llegado a la zona de la escalada ya fuera de hora, pero además la intensa corriente de aire parece no subir hacia la escondida escalada (que precisamente pensamos que cuando se hizo hace 30 años es por que la corriente de aire hacia allí enfilaba).
En definitiva, sima equipada y al menos un descenso más para ver bien de nuevo hacia dónde va toda esa circulación de aire y  ver cómo termina la sima.
Comenzamos el descenso hacia Pagomakurre pasadas las 22 h, disfrutando de un bonito y luminoso atardecer tardío, propio de las fechas, hasta las 23 h. La restante media hora desde Campa de Arraba hasta el aparcamiento lo hacemos acompañados de un preciosa luna llena que nos ahorra sacar las frontales.
 


martes, 30 de junio de 2020

27.06.2020 Ladera del Gorosteta / G-306 y G-307 topografía


Teníamos pensado continuar con el trabajo en la sima de Arrambaltz, pero un baja inesperada de última hora nos hace cambiar de planes. Decidimos volver sobre las simas G-306 y G-307, que no pudimos topografiar la semana pasada por rotura del Dixto.
La mañana se presenta más luminosa de lo esperado, y de nuevo nos vuelve a sorprender la gran afluencia de vehículos al Gorbea, y de nuevo nos vuelve a salvar nuestro permiso de circulación como espeleólogos del parque natural.
Ya en la zona de las simas, mientras un equipo topografía la G-306, otro se dedica a prospectar la zona para intentar localizar una antigua sima catalogada por el GEV. Localizamos una pequeña cueva, que no es catalogable por sus dimensiones y dudamos de si realmente localizamos lo que buscábamos.
Después nos desplazamos hasta la G-307, y tras comer, de nuevo uno equipo entra en cavidad y otro continúa en prospección a la búsqueda de dos nuevas simas, también recogidas en el antiguo catálogo de GEV.
De nuevo la localización de las simas se resiste, protegidas por un sector profusamente poblado de dolinas y grietas. 
Mientras, en la G-307 se trabaja en el estrecho meandro del fondo, pero no se consigue superar el paso. 
Tras obtener alguna foto y comprobar que el aire no parece circular por el fondo, se comienza a remontar y hacer la topografía. En la base del primer pozo, de nuevo notamos la circulación de aire -entrando- pero nos parece menos interesante porque podría estar relacionada con una chimenea a la que tendríamos que acceder mediante una travesía. Estamos cerca de la calle y la tarde ya avanzada por lo que decidimos dejar la incógnita para un futuro.
Nos tomamos la bajada a Pagomakurre con tranquilidad y disfrutando de un atardecer soleado, que no nos esperábamos.

lunes, 22 de junio de 2020

20.06.2020 Gorosteta / G-306 y G-307



En ésta ocasión, y de nuevo con un cambio de fase en el estado de alarma por Covid-19, por la que alcanzamos la fase: "nueva normalidad", decidimos por fin hacer espeleología de exploración.
Nuestro destino es la ladera Este del pico Gorosteta, que mira sobre la Campa de Arraba. Dos simas localizadas en prospección del día 19.02.2020 esperan su correspondiente exploración.
La sorpresa de la mañana de produce cuando al llegar al cruce del monte Upo, encontramos numerosos coches aparcados y a los guardas del Parke controlando el acceso. Estamos todavía a 6 kms del aparcamiento de Pagomakurre y tememos por nuestra jornada de exploración.

Afortunadamente cuando nos identificamos como los espeleólogos que trabajan en el Parke y mostramos nuestro permiso para vehículos, se nos permite continuar.
Subimos cargados hacia nuestro destino, cargados de material, pero también de ilusión. Ambas simas se ubican no lejanas -por un lado- sobre la vertical del final del río de la cueva de Elorrea y por otro lado sobre las cabeceras del río de Itxinape`ko Sarea. Podrían depararnos un agradable sorpresa.
La G-306 nos presenta un único pozo de 12 m de desnivel al que le sumanos unos 40 m de galería, que no presenta continuación. La caída al suelo del Dixto al sacarlo de la bolsa, y encontrarnos tomando coordenadas a unos 6 m por encima de la boca (y el suelo de la dolina), termina en tragedia. Rotura parcial de la base del Dixto y en consecuencia no podremos topografiar.

Tras comer, nos desplazamos hasta la sima que catalogamos como G-307.  Presenta una primera vertical de al menos 25 m y parece que exhala algo de aire.
Finalmente alcanzamos la base de la sima tras descender un P-35 y un P-14.
En el fondo localizamos una tímida posibilidad de continuación en un estrecho meandro por el que parece llegar una ligera corriente de aire. Anotamos la incógnita para volver. El tamaño y la morfología de la sima nos hace abrigar esperanzas de que pueda continuar.
Ya en la calle y sin poder topografiar, decidimos no abordar la exploración de otras cavidades en los alrededores y dedicar el resto de la tarde a disfrutar del elegante día de verano y las hermosas vistas que tenemos, desde la arista cimera en al que nos encontramos, sobre el valle del río Padrobaso y también de la Campa de Arraba.
Llegando al anochecer a Pagomakurre observamos cómo muchos coches han abandonado el aparcamiento, pero quedan todavía numerosos vehículos y lo más curioso, al menos contamos 20 furgonetas preparadas para pasar la noche.



martes, 16 de junio de 2020

13.06.2020 Lapurzulo, Indaspe, Urratxa, toma de datos y fotos

 
De nuevo una salida espeleológica, en tiempo de "estado de alarma" por el Coronavirus. La meteo no nos acompaña como hace dos semanas, pero al menos nos respetará la mañana.
Continuamos con la labor de toma de datos y fotos para un futuro artículo sobre paleoniveles en éste sector del Gorbea. Y de paso continuamos sin utilizar cuerdas ni realizar incursiones en profundidad.
Hay ganas de salir al monte y nos juntamos: Esther, Sara, Amaia, Aitor, Oscar, Iñaki y David. Subir con los vehículos hasta la majada pastoril de Austingarmin nos ahorra tiempo y salud de rodillas.
 
Nos vamos hasta Peña Urratxa y descendemos por el encantador río Padrobaso hasta el punto más alejado de nuestra incursión: la surgencia de Lapurzulo y también su boca fósil superior. Algunos no conocían éstos bellos parajes y disfrutan del estético recorrido.
Tras la toma de datos y fotos, y después comer, iniciamos el largo regreso hacia los vehículos, pasando primero por las tres cuevas de Indaspe. También localizamos la G-217, perdida en el calizal por encima del cauce del río, y que recibe su correspondiente visita.
Terminando la labor en la G-217 y descendiendo hacia la G-131, nos saluda la primera chaparrada de la tarde. Son las 15 h. Refugiados bajo el tupido hayedo, éste aguanta los primeros envites, luego tenemos que poner los chubasqueros y abrir  el paraguas. La G-151 es nuestro siguiente destino.
Terminadas las cuevas de Indaspe, continuamos viaje ascendente hacia la Peña de Urratxa en donde nos espera la G-135, la cueva más importante de dicha peña, y un par de pequeñas cuevas más.
Llegamos a la G-135 tras haber sufrido la segunda chaparrada. Ya estamos un tanto húmedos, pero nos proponemos terminar la tarea programada para la jornada.
Nos retiramos con una intensa y bonita niebla que nos acompañará casi todo el camino de regreso que nos queda hasta Austingarmin.
Llegamos a Orozko pasadas las 22 h. sin ser muy conscientes de la hora, debido a la luz diurna de la que disfrutamos en éstos alargados días ya cercanos al solsticio de verano.