miércoles, 21 de agosto de 2019

En recuerdo de Matías Rivera

1984 Pagomakurre, camino de Otxabide

 Este pasado sábado 17 de agosto de 2019 los del GAES hemos sufrido la pérdida irreparable de uno de nuestros antiguos compañeros: Matías Rivera, para sus amigos simplemente Mati.
Practicó la espeleología a finales de la década de los 70 y en la de los 80. Militó inicialmente en el grupo CAS de Bilbao y finalmente en el GAES de Bilbao.
Compañero de correrías espeleológicas era de fuerte voluntad, animoso y siempre positivo. Sereno, de buen humor y rezumaba amabilidad, tenía algo de gentelman.
Exploró con nosotros en la Red del Silencio, en Jornos II y otras simas de Rasines. También en el Gorbea, en la sima de Otxabide, y en Obarreta (en donde en una memorable jornada de trabajo topografiamos 1.300 m del colector). No disponía de muchas oportunidades para hacer espeleo y le reservábamos las exploraciones largas y señaladas.
Tenía también algo de aventurero y con él realizamos en 1981 y junto a los franceses de Rodez, la travesia SC3-laVerna. Después llegó la primera travesía de Caballos.Valle retirándonos en doble, y luego vino la travesía Cueto-Coventosa en 1982 (posiblemente fuimos el primer grupo -después de los exploradores- en hacerla en doble porque tuvimos que dejar constantemente cabeceras equipadas). Fue suya la idea de remontar la Torca del Carlista a la antigua, es decir, a escalas. El día planificado llovía y la gran bóveda goteaba fuerte. Fue el único que no se terminó pasando al jumar y culminó la hazaña programada.
Su nombre está ligado a la marca deportiva de ciclismo Carletti Sportivo,  pero también confeccionó el buzo de nylon más resistente que recordamos en el GAES y siguiendo algunas indicaciones nuestras con buen diseño para resistir el trote al que los espeleólogos sometemos los buzos.
Su afición a correr y competir en maratones y pruebas de triatlon le fue apartando de las cuevas. También disfrutaba de la bicicleta de montaña y planificaba al milímetro largas rutas que disfrutaba en sus vacaciones y junto a nuevos amigos.
Una de las últimas veces que estuvimos juntos fue en el funeral de nuestro compañero, amigo y espeleólogo Julio Da Costa, fallecido en trágicas circunstancias.
Siempre mantuvimos nuestra relación, aunque últimamente nos veíamos poco. Seguía las actividades del grupo en el blog y en conversaciones esporádicas. Su muerte nos ha sorprendido cuando teníamos planificado un nuevo encuentro allá por septiembre.
Amigo Mati, ya no tienes más marcas que batir, ni aventuras que organizar. En todas sacabas buena nota, pero en la de la amistad sacaste sobresaliente. Allá donde estés sabes que ya te echamos de menos y te llevaremos siempre en el corazón.

1983 Matias en la cueva de los Peines


No hay comentarios:

Publicar un comentario